Finalizó con éxito el Programa de Mentoreo

 

Se realizó durante tres días, con cierre en el Centro Argentino de Ingenieros. Conocé las sensaciones y experiencias de los protagonistas.

 

Se realizó durante tres días, con cierre en el Centro Argentino de Ingenieros. Conocé las sensaciones y experiencias de los protagonistas.

 

Por segundo año consecutivo, el Centro Argentino de Ingenieros, a través de la Comisión Jóvenes CAI, desarrolló el Programa de Mentoreo, cuyos ejes fueron: contactar a jóvenes profesionales con referentes de la Ingeniería; permitirles compartir la mirada amplia de gerenciamiento y liderazgo; y experimentar el día a día de la profesión. El cierre de esta acción se llevó a cabo en el Salón Aisics de la sede del CAI, donde mentores y mentees se reunieron para evaluar las dos jornadas de convivencia que tuvieron e intercambiar opiniones y experiencias con los organizadores. La conclusión fue unánime. “Se superaron ampliamente las expectativas”, coincidieron todas las partes protagonistas de una propuesta que propone vivir el rol de un Ingeniero en una organización y compartir su trabajo diario, invitando a los jóvenes a “vivir unos días jugando en Primera”.

El primer paso del Programa de Mentoreo fue la  apertura, a cargo de Carlos Bacher (presidente del Centro Argentino de Ingenieros) y de Darío Rajmanovich como representante de la Comisión Jóvenes CAI. Tras las palabras de comienzo, “Going Couching” realizó una actividad de dinámica grupal, se llevó a cabo un diálogo grupal durante el almuerzo y, finalmente, las parejas de mentores-mentees comenzaron a convivir. Tras dos días de experiencia se hizo el cierre de la actividad, que se inició con una introducción lúdica tendiente a evidenciar los diferentes puntos de vista sobre la misma situación, los jóvenes mentees expusieron sus vivencias compartiendo la vida laboral de experimentados profesionales en posiciones de liderazgo en diversas organizaciones (grandes empresas privadas y PyME). En la voz de Alexis Airala (tuvo como mentores a Gerardo Gómez y Martín Yáñez, ambos de Gas Natural Fenosa), surgió el primer agradecimiento, “por permitirnos ser parte de la cotidianidad de profesionales tan importantes. Uno de los mensajes más importante es saber que ellos comenzaron sus carreras en programas para jóvenes y ahora son directivos de primer nivel”, con el agregado de asimilar, en estos días, el concepto de “tomar la iniciativa siempre y no dejar de colaborar nunca, valorando en público el trabajo de todos y dejando para el ámbito privado el análisis de errores”.

La segunda opinión que se oyó fue la de Maitena Biggeri (tuvo como mentor a Gustavo Gallino, de Techint), quien remarcó estar “muy contenta y, a la vez, agradecida, por poder estar durante un par de horas conversando con diferentes gerentes, todos con buena predisposición y muchas ganas de colaborar. Y además pude terminar la experiencia recorriendo la obra el obrador de la Línea H del Subte, aprendiendo detalles muy interesantes de la mano del Project Manager”. Gonzalo Echevarría (sus mentores fueron Marcelo Broccoli y Andrés Pardo, de YPF), señaló que “ser convocado fue una sorpresa y lo disfruté mucho, asistiendo a gran cantidad de reuniones donde se hablaba de montos de millones de dólares, ja. Es impresionante el nivel de profesionalismo”.

Por su parte, Emiliano Schlotthauer (su mentor fue Flavio Basso, de Techint), remarcó “que la organización del Programa de Mentoreo es destacable, fue una muy buena experiencia, con gran predisposición de todos. En lo personal, me quedó claro que el manejo de personal es muy importante, tener motivados a los equipos de trabajo. Y también llegué a la conclusión de que lo mejor para uno es proyectar objetivos a corto plazo y autoevaluarse seguido. Ésa es la manera de tener claros los objetivos”. Mientras que Delfina Troncoso (tuvo a Julián Tuccillo, de SunGreen, como mentor) valoró el hecho de “poder ver actuar a profesionales consumados en situaciones que tienen cierta urgencia, son pautas que siempre es bueno conocer. Me encantó la experiencia, es muy enriquecedora desde todo punto de vista”.

Vanina Alesci (su mentor fue Luis Fredes, de Axion) destacó una enseñanza: “La experiencia es muy buena, tuve muchos momentos para charlar con mi mentor pero también con otra gente importante de la empresa y me quedó grabado un mensaje: cuando tenemos una idea y no sabemos cómo llevarla a la práctica lo importante es tener en claro a dónde queremos llegar. Con ese concepto firme, e interactuando con otros profesionales, hay más chances de conseguir el objetivo planteado”. Y en el cierre le llegó el turno a Valentina García (su mentor fue Miguel Morkin, de Sirena), quien dijo: “Yo no sabía que iba a convivir con emprendedores que tienen su empresa y me encantó porque es un tema que me interesa y que tengo como objetivo de carrera. Vi un equipo de trabajo muy bueno, descontracturado, que hace algo revolucionario. Le saqué el jugo más de lo que pensaba que podría hacer”.

Del otro lado del mostrador, los mentores también dijeron lo suyo. Martín Yáñez (Gas Natural Fenosa) celebró la presencia femenina, confesando que “me gusta que haya más chicas que chicos, es muy importante. Cuando yo empecé mi carrera era tremendamente superior la cantidad de varones. Me alegra este crecimiento de presencia femenina”. Mientras que su compañero de empresa, Gerardo Gómez, fue contundente en su valoración sobre la organización del Programa de Mentoreo: “¡Chapeau! Me saco el sombrero ante esta actividad del CAI. Está buenísima la actividad y confieso que me hubiera gustado estar en el lugar de los chicos cuando yo empecé mi carrera. Es muy bueno, además, que se pueda realizar con la participación de diferentes actores, como corporaciones, medianas empresas o emprendedores”. Por último, Andrés Pardo (YPF) señaló que “la experiencia es enriquecedora para todos y sería genial que pudiera multiplicarse con más personas protagonizándola. Los chicos tienen que saber que convivieron con personas, no mecanismos de trabajo ni corporaciones. Y les quiero dejar un mensaje: un aspecto clave en la carrera de un profesional es la pasión, tenemos que disfrutar de lo que hacemos”.

Luego de conocer las evaluaciones particulares, cada protagonista describió palabras clave de estos días vividos y Darío Rajmanovich, representando a Jóvenes CAI junto a Nurit Weitz (también de Jóvenes CAI y vocal de Comisión Directiva del CAI), reconoció que “es un placer escuchar estas devoluciones, porque es la prueba de que hemos superado las expectativas ampliamente. También es una señal de que el programa es interesante para todas las partes y me incluyo. Si te gustaría participar de algo que estás organizando, es porque estás en el rumbo correcto”. Así se llegó al intercambio de ideas y sugerencias para continuar trabajando en el Programa dentro de la Comisión de Jóvenes conformada por Carlos Cazorla, Clara Puricelli, Daniela Viera, Javier García Poquet, Nurit Weitz y Darío Rajmanovich. Como final, se procedió a la entrega de diplomas.

Lo dicho, los jóvenes vivieron unos días jugando en Primera…