El restaurante del CAI, cerrado en marzo