“La ingeniería tendrá mayor protagonismo”

Miércoles, 07 Diciembre 2016

 

Electo presidente del CAI, el ingeniero Horacio Cristiani promete continuar y profundizar el modelo de gestión actual. Advierte mayor valoración del rol de los ingenieros en el desarrollo del país.

 

¿Cuáles son los fundamentos por los cuáles resolvió encabezar la conducción del CAI?


Formo parte de la conducción del CAI como miembro de su comisión directiva desde el 2012 y considero importante poder continuar y profundizar los ejes que hemos venido desarrollando en estos años, ahora desde esta responsabilidad de conducir la Institución. Por otra parte, estoy convencido de que aquellos que tenemos algún grado de responsabilidad a nivel profesional o empresarial tenemos un rol indelegable que trasciende nuestra profesión. De alguna manera podemos ser considerados “dirigentes de la sociedad” y en ese sentido tenemos que ejercer nuestra responsabilidad ciudadana participando en distintos espacios que pueden aportar a la sociedad. Con ese espíritu asumo esta responsabilidad que hoy me toca desempeñar en el CAI.


¿Qué responsabilidades siente que asume al aceptar la presidencia?


La responsabilidad es muy grande. Estoy acostumbrado a participar en distintas instituciones en funciones de conducción, pero el CAI es diferente. Es la institución más representativa de la ingeniería argentina, profesión que elegí en mi vida. El CAI es una institución que el año pasado cumplió 120 años y que de alguna manera acompañó la gestación y la evolución de la ingeniería argentina y por ende tiene una vinculación directa con el desarrollo y la economía de nuestro país. Además el CAI, a lo largo de su rica y prolífica historia, ha sido conducido por grandes profesionales, no solo por los que llegaron a la presidencia, sino también por aquellos que desde distintas funciones nos han dejado su legado y su ejemplo de compromiso y pasión por la profesión. Por todo ello siento que el listón es muy alto y por lo tanto la responsabilidad es grande al aceptar la presidencia de la institución.


¿Cuáles son los principales objetivos que se plantea durante su gestión?


Los objetivos de trabajo forman parte de los ejes estratégicos planteados durante la presidencia del ingeniero Carlos Bacher. Ahora nos toca profundizarlos y en algunos casos poder consolidarlos. Uno de ellos es seguir construyendo y consolidando una institución sustentable en el largo plazo, porque si el CAI no es sustentable ningún programa o actividad puede ser desarrollado con continuidad. Las actividades técnicas forman parte del corazón del CAI. Tanto el trabajo del Departamento Técnico y de las comisiones como las actividades de formación y divulgación son prioritarias y debemos continuar impulsándolas siempre con un criterio de excelencia y de rigurosidad. El Departamento Técnico tiene que continuar siendo un centro de pensamiento y de producción de propuestas y posicionamiento que abarque desde una mirada renovada a todas las ramas de la ingeniería.

 

Tenemos también que impulsar la difusión de todo lo que se estudia y se analiza, ya que son aportes concretos a las problemáticas y necesidades de nuestro país. La voz de los ingenieros no puede estar ausente de los grandes debates y proyectos que se impulsan desde los distintos niveles de las administraciones públicas. El aporte constructivo y prudente que podemos hacer es significativo, ya que como institución no nos anima ninguna defensa sectorial ni intencionalidad política.


Debemos profundizar la articulación con las universidades para aportar e incidir desde nuestra experiencia en la formación de los próximos ingenieros, así como la relación con los colegios profesionales, cámaras e instituciones a través de proyectos que aporten al bien común.


La participación activa de más ingenieros e ingenieras jóvenes en el CAI sigue siendo un objetivo clave al mismo tiempo que es un desafío permanente. Los jóvenes se incorporarán y participarán en la medida que adviertan que el CAI les brinda un espacio de participación para desarrollar sus inquietudes y a la vez de poder incidir en la política y los objetivos del CAI.


En los últimos años se han incorporado 59 empresas como socias. El objetivo es aumentar este número, a la vez que desde el CAI queremos brindarles servicios y posibilidades de participación para que adviertan que pertenecer al CAI les aporta valor. Como institución técnica de reconocido prestigio, el CAI tiene que continuar e intensificar su oferta de servicios relacionados con la ingeniería sin interferir en las actividades que desarrollan otras instituciones, empresas o asociaciones.


También son objetivos importantes favorecer la inserción laboral de los jóvenes profesionales, promover el acceso y participación de las mujeres y por último un objetivo que por lo general no es menos importante: el CAI debe estar al servicio del socio y en este sentido la relación continua y fluida con cada uno de ellos es fundamental. Este objetivo más allá de lo institucional lo asumo en forma personal.


¿Qué valoración puede hacer de las demás autoridades que lo acompañarán?


Es un equipo de primer nivel, que combina experiencia y juventud; diversidad de género; y desarrollo profesional en distintas actividades, como la función pública, la empresa, la actividad profesional independiente y la académica. Es un equipo que brinda la solidez de la continuidad con las nuevas ideas de aquellos que se incorporan en esta etapa. También quiero reconocer y agradecer especialmente a aquellos que formaron parte de la anterior comisión directiva porque a través de su trabajo y de su compromiso llevaron al CAI a la posición que hoy ostenta.


¿Su gestión buscará darle cierta continuidad a la impronta que viene teniendo el CAI?


Creo que el camino recorrido por el CAI en estos últimos años bajo la presidencia del ingeniero Bacher ha sido muy valioso y la continuidad de los ejes trazados es una condición de sentido común. Obviamente cada gestión impone su impronta y sus características pero las líneas generales se continuarán y se profundizarán.


¿Qué rol entiende que debe tener en un país una institución como el CAI?


El CAI es una institución técnica y profesional y como tal no representa la defensa de ningún sector en particular. Esto le brinda un marco de confiabilidad y de independencia que le permite ser referente en distintas actividades vinculadas con la ingeniería. Desde esta independencia y de la rigurosidad y jerarquización técnica que es indispensable, el rol que debe tener en un país una institución como el CAI es múltiple. Debe ser fuente de consulta para las autoridades en sus distintos niveles, empresas y organismos públicos, entre otras instituciones. También es relevante el aporte del CAI para fortalecer la formación de los futuros ingenieros y en el desarrollo de su vocación, teniendo especialmente en cuenta el fomento del acceso y la participación de las mujeres en la ingeniería.


¿Cuál es el peso de la ingeniería en la vida de un país como la Argentina?


Creo que hay cierto consenso sobre la importancia de la ingeniería para el desarrollo y el progreso de un país, aunque siento que a veces este consenso se basa más en el discurso que en la realidad. No obstante en los últimos años se advierte una mayor valoración de nuestro rol y de nuestro aporte como ingenieros, y en ese sentido soy optimista en el mayor protagonismo que la ingeniería tendrá en los próximos años a partir de los proyectos de infraestructura y desarrollo industrial que necesariamente deben encararse.


El país requiere más ingenieros. ¿Cómo se puede fomentar la profesión entre los jóvenes?


No es un hecho nuevo pero cada vez se hace más urgente. Fomentar en los jóvenes el estudio de la ingeniería no es un proceso fácil pero sí debe ser consistente y permanente. El desarrollo industrial y de las infraestructuras, así como la expansión de servicios con altos componentes tecnológicos son un atractivo para las jóvenes que quieren estudiar una carrera que implicará en lo laboral desafíos y oportunidades relevantes. Creo que tanto para el CAI como para las instituciones académicas el reto es mostrar que estudiar ingeniería, más allá de la vocación, implica entrar en un campo laboral variado, desafiante y con grandes oportunidades de desarrollo profesional.


La Comisión de Jóvenes es muy activa. ¿Es un aspecto que profundizará durante su gestión?


Sin dudas. No solo a través de la propia comisión, sino también impulsando la participación activa en las distintas instancias de debate y decisión. Continuaremos trabajando para que más jóvenes profesionales se integren al CAI, aportando valor a su formación y desarrollo profesional.


¿Entiende que la llegada de un ingeniero a la presidencia de la Argentina puede contribuir a que la ingeniería gane protagonismo?


Creo que la ingeniería tiene su propia dinámica, que es la que marca su protagonismo y obviamente depende del desarrollo y de las perspectivas de crecimiento del país.Tener un presidente ingeniero en un país en el que la mayoría han sido abogados no deja de ser una nota diferente que honra y a la vez brinda mayor visibilidad a la profesión. El Ing. Macri ha acompañado al CAI participando en distintos eventos importantes que hemos organizado y esperamos que lo siga haciendo desde su actual rol de presidente de la Nación.


¿Las nuevas tecnologías obligan a una renovación constante de la oferta académica?


Nuestro país tiene que afianzar su desarrollo tecnológico si queremos ser competitivos a nivel mundial. La tecnología forma parte de nuestra vida diaria y los cambios se producen cada vez con mayor rapidez. Y no nos podemos quedar rezagados en el desarrollo y aplicación de las nuevas tecnologías puestas al servicio del desarrollo y la competitividad industrial, así como a la mejora de la calidad de vida de las personas. La diseminación del conocimiento es un motor de la educación y por ende es un motor del desarrollo, por lo que las instituciones académicas y científicas son las impulsoras de este proceso que es irreversible. Las universidades son conscientes de ello y se van encaminando en torno a esta renovación.


En una sociedad en donde las mujeres piden y ganan protagonismo, ¿cree que en el mundo de la ingeniería tienen terreno para avanzar?


No solo tienen mucho terreno para avanzar sino que es una realidad el protagonismo de las mujeres ingenieras. Ese protagonismo no solo se evidencia en el número de ingenieras en las empresas sino también en su relevancia en posiciones de dirección. No obstante, en esto último, hay mucho todavía para avanzar, no solo en el campo de la ingeniería sino en las empresas en general.


A nivel internacional, ¿los ingenieros argentinos ocupan un lugar de prestigio?


Los ingenieros argentinos se han ganado un merecido respeto y reconocimiento a nivel internacional tanto por su formación, su experiencia y su capacidad de adaptación y flexibilidad para trabajar en entornos y culturas diferentes.


A título personal, ¿por qué se decidió a estudiar ingeniería? 


La vocación es el motor básico de la decisión. Estudié electrotecnia en la escuela industrial y allí se fue forjando mi vocación por estudiar ingeniería. Durante la carrera está vocación se fue consolidando. Para resumir lo que significa para un ingeniero su vocación tomo las palabras del ingeniero Marelli, un gran ingeniero que hizo mucho por el CAI: “lo más certero es que la profesión de ingeniero es apasionante”.


¿Alguna vez soñó con presidir el colegio que nuclea a los ingenieros de todo el país?


Realmente no. Presidir el CAI implica para mí un gran desafío desde lo profesional y lo personal, una responsabilidad con el pasado y con el futuro; valorar y honrar lo recibido, el legado de mis antecesores; y pensar y trabajar junto con el equipo directivo y todos los socios por un CAI que durante los próximos 20 años siga honrando a la ingeniería argentina.

 

Experiencia en el ámbito privado y la vida institucional


El presidente del Centro Argentino de Ingenieros, Horacio Cristiani, es graduado en ingeniería y diplomado en Desarrollo Directivo del Instituto de Altos Estudios Empresariales (IAE) de la Universidad Austral. También preside Gas Natural Fenosa Argentina, es Director Nacional de Cáritas Argentina y ejerce las vicepresidencias de la Cámara Española de Comercio en la Argentina y del Consejo Empresario Argentino para el Desarrollo Sostenible. Además integra las comisiones directivas del Instituto Argentino del Petróleo y del Gas y de la Asociación de Distribuidores de Gas. Su ingreso al Grupo Gas Natural Fenosa se produjo en 1993, después de una experiencia de más de 10 años en empresas de ingeniería y construcciones. En ese grupo desarrolló funciones de responsabilidad tales como Líder de Proyecto para la construcción de la primera Planta de Gas Natural Licuado de la Argentina, Gerente de Distribución, Director Técnico, Director Comercial y Gerente General. Cristiani preside Gas Natural BAN y otras sociedades del grupo, como Energía de San Juan y Gasoducto del Pacífico Argentina.

 

 

Buscar

Noticias


Socios Protectores